El ratón de madera

El primer ratón de ordenador se le atribuye a Douglas C. Engelbart, quien además fue un pionero en la humanización de la informática. Sus investigaciones fueron la base del hipertexto, las redes de ordenadores y los sistemas operativos basados en iconos y ventanas.

Think again

La inteligente campaña publicitaria de Bill Bernbach (director creativo de DDB, Doyle, Dane & Bernbach) para el turismo de Francia, utilizaba esta imagen de Elliot Erwitt que fue definida por Ogilvy como la mejor fotografía turística jamás realizada.

«…pensar en algo nunca había sido posible, primero porque faltaban las cosas en qué pensar, y segundo porque faltaban los signos para pensarlas…»

CALVINO, Italo. «Un signo en el espacio», en Cosmicómicas.

«Porque era hombre que bebía los colores y se bañaba en los colores, y a quien la sed del color llevaba al descuido de las formas y aún de las buenas formas».

CHESTERTON, C.K. «La forma equívoca», en El candor del padre Brown.

«Ya sabemos que solo pueden enseñarse los recursos técnicos de la creación artística, no el arte en sí».

Walter Gropius

Los kuroi de Broadway

MORRISFULLER_Broadway_specimen2
Folleto con muestras del tipo «Broadway», ATF, 1929. Páginas interiores.

El prolífico Morris Fuller Benton diseñó el tipo Broadway en 1929. Este modelo de letra –una variante de moderna ultra gruesa en la que se han eliminado las serifas– se acompañaba de una serie de figuras negras. Su estilo geometrizante, e incluso su temática, parecen dar continuidad a las poderosas formas humanas que poblaron el arte griego arcaico.

Disponible en: Shaw

Malabares de Bodoni

BODONI, Giambattista. «Manuale tipografico». Parma, 1818.

La viuda de Bodoni terminó de imprimir el monumental Manuale tipografico en 1818, tras la muerte del célebre tipógrafo. Entre los 665 alfabetos con que contaba la fundición bodoniana, —casi la mitad de ellos obra del propio Giambattista— se encontraban todo tipo de lenguas exóticas como, por ejemplo, el alfabeto malabar.

Fuente: Biblioteca Bodoni

Marca de Fust y Shöeffer

Fust y Shöeffer, colofón del Salterio de Maguncia, 1457.

El Salterio de Maguncia, de los socios Jan Fust y Peter Shöffer, fue el primer libro con colofón y marca de los impresores. Esta obra es también  un hito en la historia del libro, pues por vez primera se acompañaba el texto de unas hermosas iniciales impresas a dos tintas.

Disponible en: Biblioteca Nacional de Austria

GuardarGuardar