«Y le explicó que la belleza de una recta es inalcanzable, porque en ella están disueltas todas las curvas»

BARICCO, Alessandro. Esta historia. Barcelona: Anagrama, 2007, p. 79.