Welcome to Cádiz

Los viajeros que circulaban a finales del siglo XX por las carreteras gaditanas, encontraban en las entradas de pueblos y ciudades estas señales turísticas que, con formas y colores sencillos, trataban de condensar los encantos de cada población. Poco a poco fueron desapareciendo del paisaje estos optimistas carteles de bienvenida que, aunque tuvieran como función principal la de incitar a los turistas a hacer una parada en su viaje, sirven al recuerdo como alegres símbolos de un tiempo pasado.

El verde es un color especial

Foto: © LSM 2021

Si se mira bien, en muchos paquetes hay unos cuadraditos de colores, escondidos en la solapa. Aunque son muy bonitos, solo están ahí para que el impresor compruebe cada una de las tintas que ha utilizado. En teoría, con cian, magenta y amarillo, se podrían representar todos los colores del mundo, pero en la práctica hace falta añadir negro para que los oscuros sean intensos. Además hay algunos colores especiales, como el verde esmeralda, que sólo se consiguen añadiendo una tinta extra.

El verde es un color especial

Letra «I», frutas y flores

Missale secundum consuetudinem almae ecclesiae Toletanae, volumen 7, hacia 1503-1518.

Esta maravillosa letra «I» adornada, es solo uno de miles de elementos decorativos que pueden encontrase en los siete tomos del manuscrito iluminado, conocido como Misal rico del cardenal Cisneros. Sorprende especialmente la decoración en zig-zag del asta, por su alienígena combinación de elementos abstractos y orgánicos.

Fuente: Biblioteca Digital Hispánica

Terrorismo publicitario

SCHMID y HOFFMANN. Plakate, 83 x 60 cm. Stuttgart: Emil Hochdanz, 1925.

En los primeros tiempos de la publicidad —entonces denominada, sin ambages, propaganda—, se impuso la teoría de que era prioritario impactar al público para que un cartel fuera eficaz. Seguramente nuestros amigos Schmid y Hoffmann tuvieron ese objetivo muy en mente al diseñar este explosivo cartel.

Fuente: Guido Tön

Impresores a la vanguardia

FÉRAT, Jules Descartes. «Imprimerie ambulante de l’armée d’Italie». L’Illustration, 28 mai 1859, p. 360

Mover una imprenta tipográfica no debe ser tarea fácil (no hay que olvidar que los tipos son de plomo), especialmente si el transporte es una carreta. Aún así, parece claro que cuando las circunstancias lo requieren, no se duda en movilizar a los impresores y enviarlos al campo de batalla.

Fuente: Brown University Library